Tutorías

Escuchar, comprender, alentar

Tirar del carro en la misma dirección

Cada familia dispone de un profesor-preceptor con quien cultivan una confiada relación de amistad y mantienen entrevistas para consensuar objetivos comunes.

La figura del preceptor, tomada de la tradición pedagógica anglosajona, no es otra que la de un asesor educativo que requiere aptitudes específicas, comunicación fluida con todas las instancias del colegio, y una peculiar idoneidad profesional.

La meta es orientar juntos al alumno para que defina y desarrolle por sí mismo sus proyectos personales.

Escuchando, acompañando, y animando a pensar y a rezar, el preceptor pretenderá con humildad ayudar a unos y otros a encontrar caminos, respuestas y soluciones, procurando mejorar él mismo continuamente.
La acción tutorial consiste en un diálogo abierto y sincero entre padres, alumnos y tutores.